Libro de la semana: El cocodrilo al que no le gustaba el agua (Obelisco)

Gemma Merino es una joven autora barcelonesa que también ha comenzado su carrera en Londres (como Marta Altés, que ya cuenta con cuatro títulos publicados en inglés inicialmente y que se han traducido y publicado en muchos otros lugares del mundo). Merino fue galardonada con el Premio Macmillan de álbum ilustrado 2011, y dos años después dicha editorial publicó The crocodile who didn’t like water, su primer libro, que ahora sale al mercado en castellano editado por Picarona, el sello infantil de Obelisco.

El pequeño protagonista, un cocodrilo con unas curiosas botitas rojas, quiere jugar con sus hermanos, pero ellos pasan el tiempo divirtiéndose en el agua, que a él no le gusta para nada. En cambio, le encanta subir a los árboles, cosa que a los demás no les interesa de ninguna manera.

Como se siente solo y quiere pasarlo bien con los demás, ¡decide comprar un flotador y meterse al agua! Pero aún así no consigue hacer lo que hacen los demás. En un último y desesperado intento, salta desde el trampolín, y tampoco sale bien el asunto, “el agua estaba fría. Estaba mojada, y esto le avergonzaba”. Entonces, ocurre algo extraordinario… con un estornudo descubre que en realidad no es un cocodrilo, y así comienza una vida diferente gracias al descubrimiento de su nueva identidad y el talento que conlleva. Una bonita historia ilustrada con muchísima gracia (la sesión de nado sincronizado o el salto desde el trampolín son geniales) que puede llegar a un público muy amplio.

El cocodrilo al que no le gustaba el agua
Autora: Gemma Merino
Editorial: Obelisco, 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *